Sep 15 2009

Rajoy, Sarkozy y Solbes

Nada tienen hoy en común (que se sepa) salvo que son nombres propios de la actualidad y por ello merecedores de ser posteados por Charolito.

Del Nano, ayer decíamos que vuelve a echarse al monte para como diría su mentor Jóse ladrar rencor por las esquinas. Lo va a hacer al menos dos veces en el plazo de 20 días y es comprensible que esté ahora mismo concentrándose para el pancarterismo, que tanto criticó, a base de brocha y pintura  pergeñando lemas contra el gobierno y por derivación contra las mujeres (ley del aborto) y contra los trabajadores (ni apoya las medidas contra la crisis ni trabaja contra la crisis). Ajetreadísimo por tanto el registrador de la propiedad, aún ha tenido un par de minutos para dictar su última lección de la asignatura “cómo echarse al monte”: boicot al pacto antitransfugismo. Lo justifica en el despropósito de Benidorm pero a Charolito la coartada no le convence ni le despista porque lo lógico y lo obvio, “lo normal”, es que Rajoy boicotee la reunión del Pacto porque cómo va a dar lecciones sobre transfugismo el sumo catedrático en la materia. Ni lecciones ni siquiera pistas, a él le van a hablar de transfugas, por muy bien pagado que estuviera.

Rajoy en el monte y Sarkozy en el arrabal. Este tipo que se hace rodear de bajitos para ser el más alto acaba de tener una idea…, pongámonos en lo peor y haremos bien: “Sarkozy pide que el PIB mida la felicidad”. Charolito lo lee y da un respingo que ningún acróbata superaría: vamos no me jodas, éramos pocos y parió la abuela. Haga el favor don nico de no reirse de la gente, mas cuando su superavit de felicidad, si lo tiene pese a ser bajito, lo habrá obtenido de jugar a los médicos con la cupletera. Menos vacile y más realidad, si algún insensato le hiciera caso habría que buscar el fondo de los PIB’s en lo más hondo de las simas abisales. ¿O es que no sabe lo de la crisis, el paro, el hundimiento del consumo, la desesperación del personal?… ¿Es que no hay de eso en su idílico mundito del cuplé y del detesto las alturas?

Y Solbes. Que se va, que se ha ido ya y casi por prescripción médica porque cuentan que ya empezaba a ser alarmante verle silbando y canturreando todo los ratos de cada rato lo del “harto ya de estar harto ya me cansé”. Pedro (no el abuelo de Heidi) lo deja y hay quien ve en su retirada un remeic del “que no, que no quiero verlo” porque es obvio que cuando pase la recesión vendrá otra totalmente autóctona y forzosa en tanto que habrá que pagar el coste del desaguisado lo que se traduce en un déficit desatado en el 10% que habrá que volver a amarrar al 3%.  Sea o no sea por eso, a Charolito lo que le viene a la cabeza es ese refrán que dice “no hay mal que por bien no venga” y se remite al post de ayer.

A cuidarse!!!


Sep 11 2009

Política tabernaria y ebriedad mediática

Charolito admira, respeta y venera a los taberneros. Les considera vitales e imprescindibles y por todo ello les pide disculpas por el título de esta página.

Dicho (escrito) eso…, al grano.

Charolito fue a su taberna de siempre a echar un vistazo a la prensa mientras se despachaba un buen pincho y un botellín, y fue ver las portadas y de inmediato consultar a su tabernero si estaba en buen estado lo que se estaba trasegando porque no daba crédito a lo que estaba viendo y leyendo en los periódicos. Titulares de esta calaña:

“Berlusconi: “nunca ha pagado por sexo. Amo conquistar. Si pagas, ¿qué gusto puede haber? Casanova no paga”.

“Pajín no logra que le obedezca en Benidorm ni su propia madre”.

“Madre y transfuga ni hay más que una (la de Leire Pajín)”.

“La SGAE cobra por cantar La Internacional”.

“Rajoy mantiene que Camps no miente”.

Charolito, que no deja de flipar, recurre a su memoría más reciente de la que rescata otro glorioso titular-otra surrealista realidad:

“Acusan a Sarkozy de rodearse de gente de baja estatura para parecer más alto en un discurso”.

Ya ahí Charolito se frena, tira los periódicos, y reflexiona: porqué esto, para qué esto, quién gana con esto. Él mismo se va respondiendo:

-porqué esto: porque primero se agilipollaron los gerifaltes en su obsesión por la originalidad, y acto seguido su agilipollamiento contagió a los gerifaltes mediáticos ávidos de originalidad. Unos y otros, posiblemente sin haberlo acordado, sumaron sus “inquietudes” y el resultado fue (es) una gigantesca inyección de agilipollamiento para el personal sin vacuna que lo remediara.

-para qué esto: pues simple y llanamente para que el personal no piense y así unos y otros gerifaltes lo tienen más sencillo para hacer lo que les pete. Como dicen mis buenos amigos de La Excepción (la canción está más abajo): “a los gobiernos les interesa que no sepamos de ná, les resulta más sencillo a la hora de mentir”.

-quién gana con ésto: pues desgracidamente (pero no irremediablemente, resignación nunca) gana el facherío porque los suyos no tienen escrúpulos y votan con máxima disciplina castrense, mientras que en el resto puede cundir el desánimo al grito (acuñado por el facherío) de “todos los políticos son iguales”.

Es lamentable pero no es inevitable. Actúese.

Charolito ya se ha puesto a ello y mientras va diseñando su plan propone, sugiere y aconseja dos cosas: que se visiten los bares y las tabernas porque es ahí donde están las noticias (la vida), y que en la prensa se busquen antes que nada las viñetas porque en ellas (sí) está la realidad.

20090911elpepivin_112

 

A cuidarse!!!