Pedro Sánchez diputado, templanza para el Congreso

Horas después de que Rajoy hiciese saber que vuelve a echarse al monte para, como diría su mentor Jóse, ladrar rencor por las esquinas, la política (capital de la crispación) recibía una buena noticia: Pedro Sánchez se convierte en diputado en sustitución de un Solbes que últimamente no dejaba de tararear aquello de «harto ya de estar harto ya me cansé».

Buen relevo, buena noticia. Me alegro enormemente por Pedro pero también por el congreso porque allí llega un tipo currante como pocos, con una hoja de servicios intachable, y con una ristra de virtudes que ahora mismo le hacen ser casi «especie en extinción»: leal, honesto, coherente, comprometido, sensato, y además…, y sobre todo, templado. De los pocos políticos que sabe escuchar además de oir.

Bonitas palabras sin duda pero indiscutibles evidencias del todo insuales en el páramo de la política tabernaria. Un barbecho tan necesitado de temple y sentido común como sobrado de arrebatos y trilerismo. Un erial, recuperable por necesidad y con urgencia, que hoy ha recibido -al igual que muchos- una muy buena noticia.

Suerte Pedro!!!

 


Leave a Reply