Mar 8 2010

8 de marzo, circo y preguntas al PP

20100308elpepivin_118 de marzo, fecha emblemática y reivindicativa en femenino cuya razón de ser no será mientras no sea real lo de “a igual trabajo, igual salario” que tan acertadamente como siempre subraya el mejor editorialista: Forges. Y es precisamente por ello que hiere en lo más hondo el dato rescatado de los restos del naufragio económico: hay más hombres en paro que mujeres. ¿Eso es un avance o es quizás la plasmación del dicho “mal de muchos, consuelo de tontos?.

Lo del circo lo dejo para el final porque ahora va un encadenado de preguntas al PP o para el PP. Cuestiones que causan perplejidad e incitan al arrebato, y preguntas que deberían ser respondidas sin el menor resquicio de ambigüedad aunque es sabido que eso es una quimera:

-¿si llegan al gobierno derogarán la ley del aborto tal y como ayer domingo anunció ese lánguido pancartero apellidado Mayor Oreja, conocido en Bruselas como el más potente narcótico que ha dado España? ¿Y comparten las palabras de ese señor que dice que lo de la interrupción del embarazo es de bolcheviques?

-¿creen que van contra Garzón?

-¿y ustedes los del PP, van contra Garzón?

-¿condenan la censura de fotografías perpetrada en Valencia, fotonoticias del 09 que recogían episodios informativos de ese año relativos a la GurPPel?

-¿condenan que los espías de Aguirre exijan a un periodista que desvele sus fuentes? ¿O lo avalan?

-¿puesto que rechazan la subida del IVA diciendo que es injusta porque afecta a todos por igual, pero coinciden en que hay que aumentar los ingresos vía recaudación, subirían los impuestos a las rentas más altas?

Y para acabar…, lo del circo. Verás…: en mitad de la esquizofrenia montada con los toros, un debate imposible pero apuntillado de muerte al haber sido politizado por los rebañadores electorales, ahora el ayuntamiento de San Fernando de Henares (Madrid) hace saber que prohibirá ¡¡¡los circos con animales!!! Eh ahí el mejor ejemplo de que la demagogia se ha abierto de capote y a ver qué va viniendo ahora: ¿se prohibirán los zoos?, ¿la caza y la pesca?, ¿las granjas?, ¿el fuá?…

¡Qué país!

A cuidarse!!!


Mar 4 2010

El debate de los toros en el parlamento catalán

antonete¡Qué derroche de papanatismo! ¡Cuánta casposidad! ¡Qué afán por regularlo todo! ¡Qué hipocresía! ¡Qué lamentable! ¡PROHIBIDO PROHIBIR! ¡Que cada cual haga lo que le dé la gana!

“Toros sí-Toros no” es la quintaesencia del debate imposible: no hay espacio ni siquiera resquicio para la intersección de pareceres. Y es por ello precisamente que debe ser un ejemplo perfecto del ejercicio de la libertad. He dicho.

Te invito en todo caso a estas fotos, un video, buenas piezas musicales, y un escrito titulado “Las Afueras del Toreo”.

A cuidarse!!!

Atravesando el umbral de las dependencias de la plaza, listillos, trincones de poca monta, y buscavidas forman la curro-romeroprimera avanzadilla. Están en las puertas acechando a los porteros para los que siempre tienen una frase o un comentario implorando a sus más débiles instintos, buscando que les dejen ver el toreo. Entre tanto, mientras rebuscan nuevas consignas y coartadas, mientras repasan una y cien veces la visualidad de la colada, mientras cumplimentan todo el repertorio de gestos pedigüeños, circunstanciales, molestos o llamativos…, mientras tanto oyen como esta toreando fulano de tal, de quien por cierto saben su nombre, apellidos, trayectoria, nombre de la esposa, lugar de residencia, algún que otro aspecto de su vida, y, a veces, hasta el número de teléfono.

          El círculo del toreo impone su supremacía sobre tendidos, gradas y andanadas, pero su poder también emana al exterior. Miles de personas amurallan el redondel, pero en las afueras, desde el primer milímetro más allá del mágico cilindro, toda una turba de personas viven su fiesta con la certeza, asumida y perfeccionada, de que tienen que oír el toreo y dibujarlo con su imaginación en la parte de adentro de sus ojos.

 

            Acomodadores, vendedores de refrescos y taberneros conforman la primera línea de expertos escuchadores del toreo. No todos los acomodadores ni todos los vendedores de bebidas porque la mayoría tienen sus sitios de casi toda la vida para ver el espectáculo. Hay otros que hacen cuadrillas conjuntas y se apostan en los accesos al coso donde organizan sus particulares fiestas: chorizo, jamón, rancio y sabroso queso, unos pinchos de escabeche y las botas bien atestadas. Entre ellos se dividen el trabajo y el avituallamiento, y siempre hay uno que ejerce de narrador del espectáculo que se vive en el interior, ilustrando así las imágenes que construyen con oficio y sin esfuerzo los escuchadores, los que ocupan la primera línea de las afueras del toreo.

      

        Unos metros mas allá, desde donde la plaza se ve ya con una cierta perspectiva, están los que componen la delantera de la retaguardia, la reserva activa. Unos pasean, otros reposan para escuchar con temple… La gran mayoría se agrupa en las ajardinadas laderas que cercan la plaza tras los tendidos de sombra. Allí los hay incluso que llevan bota, pincho y baraja, haciendo de la calle una natural terraza en la que en vez de hilo musical tienen música del toreo. Saltan cuando el vúmetro interior dibuja un latigazo sonoro de posible cogida, y se les remueven todos los circuitos cuando el olé deja ante sus soñadores sentidos y sus perspicaces ojos una laaargo y lentísimo natural. Son tipos solitarios y si se agrupan es más por casualidad que por compartir la dura penitencia de tener que oír el toreo.

 

            Por último, justo en el límite de las afueras del toreo, está la tropa de retaguardia encargada de la intendencia y el avituallamiento. Los que venden la fiesta en forma de puros, tabaco, pipas y golosinas…, sombreros, paraguas, carteles, banderillas, camisetas, chaquetillas de pitiminí, o célebres grabaciones del cancionero taurino. También taberneros de variopinta condición camareril tan avezados como sus compañeros de trinchera en el difícil arte de oír los toros, éstos por ser habituales y los otros por ser trashumantes y ejercitar su oficio en todas las afueras de todas las plazas de España.

paula            Son los arrabales de la torería y están y se forman alrededor del círculo de la gloria y de la muerte del que emana un vibrante chorro de sentimientos innatos, atávicos, ancestrales. Sensaciones que unos absorben en el interior del mágico cilindro, en los adentros, mientras otros las gozan exprimiendo sus entradas de pasillo a base de desarrollar al máximo la difícil habilidad de ver los toros oyendo el toreo. Las afueras.