Ene 27 2010

La rebelión de los datos, nuevo retrato de la crisis

“Hoy hace un día excelente, verás como viene alguno y lo jode”.

quierollegar11

Enfrascado estaba el personal con la basura nuclear, los inmigrantes y el padrón, el último populismo de la cadena perpetua, o el brazo de C.Ronaldo, cuando de pronto apareció el FMI para no ya ponernos los pies en el suelo sino para estamparnos contra el suelo. Dicen los sabios “efemeieros” que cuando el mundo empiece a salir de la crisis nosotros seguiremos en crisis; que cuando todos crezcan entre poco y regular nosotros continuaremos en caída (no libre pero casi); que otros ya cumplieron sus penitencias mientras que nosotros seguiremos pagando el pecado inmobiliario; y que cuando allí y allá se empiece a crear empleo aqui continuaremos intentando hacer un torniquete en la sangría del paro. A caer de un burro nos ponen y aunque lo mismo exageren, lo cierto es que razón no les falta, porque no es menos cierto que cada cual tiene lo que se merece.

Hicimos mucho mal y no terminamos de saber cómo apañarlo, y, por más que se quiera pintar de verde, la realidad es tozuda y a cada poco es reafirmada en su tozudez tanto desde dentro como desde fuera. Felipe “el grande” acaba de subrayarlo: “salir de la crisis va a costar. Oigo que lo peor ya pasó pero no es cierto”. Y los del FMI lo han rubricado provocando con sus diagnósticos una rebelión de datos para ilustrar la realidad: “la economía española es y va a seguir siendo la única en recesión dentro del G-20. Este mismo año el crecimiento será del -0,6%”.

Jodidos pues seguiremos estando, y siendo muchos los riesgos que corremos hay uno que pretenden imponer y que es el más letal: la resignación. Contra ella es contra lo primero que hay que rebelarse de verdad porque inaceptable es que digan los del FMI que urge una flexibilidad salarial sin especificar a continuación si será (que será) con los mileuristas que son la mayoría o con los de salarios estratosféricos (que no será). Contra eso, rebelión. Si no seguirán campando a sus anchas personajes que dicen que los empresarios son la solución y no el problema, una frase del ínclito y requetesospechoso GDF famoso en el mundo entero por los desaguisados de alguna de sus empresas.

En resumen, lo dicho: los datos económicos han vuelto a rebelarse para retratar la realidad (verdes las han segado), alentados por los estupendísimamente remunerados sabios del FMI. “Hace un día excelente, verás como viene alguno y lo jode”.

paro

A cuidarse!!!