Abr 14 2010

Descrédito

el-roto1El poder judicial está triste y preocupado. Pobrecito. Dicen los de ese equipo (o casi mejor dicho los de esa empresa) que criticar al supremo por querer el supremo liquidar a Garzón es un descrédito al estado de derecho. ¿Están tristes o están borrachos; están preocupados o es que han perdido el juicio? Las respuestas se les escapan a borbotones a esas preguntas de tan obvias que son para todos… excepto para los de esa empresa llamada justicia que hace demasiado fue tomada por un puñado de esos empresarios (¿jueces?), forjando a sentenciazos un selecto y exclusivo club en los gloriosos tiempos que ahora unos papanatas quieren a-justiciar.

Tanto han perdido el juicio que ellos solitos, como los curas (no todos los curas como tampoco todos los de la justicia), se han aguijoneado sobredosis de venenosa soberbia y se han emparanoiado en la venganza a cualquier precio sin importarles una mierda anegar de descrédito la sensatez y por tanto la realidad. Ellos son los que, como aquellos, engendran, paren, crían, y alimentan el descrédito, descomponiendo hasta la putrefacción la desprestigiada empresa que tanto les dio y tanto amenaza con quitarles.

Acusan a los cuerdos de provocar y promover descrédito. ¡Pobrecitos! Normal que estén tristes y preocupados: se les ha visto del todo el plumero, se les ha visto hasta el corvejón. Han empezado a cavar sus fosas y han decidido hacerlo con tanto empeño que, como los otros, ni la justicia les va a asistir. Rozan la fase terminal y lo saben. Igual que saben que sólo a manotazos y golpisas podrían intentar mantenerse en sus machitos. Al loro.

PD: cuánto joden los sindicatos a los gurPPelianos, tanto como Garzón. La Cospe va y califica como atentado democrático un acto sindical en apoyo al juez. ¿No suena eso a golpismo?… ¿quizás de guante azul?… Al loro.

A cuidarse!!!

 


Mar 9 2010

M-501: le llevamos la autovía hasta la puerta de su pelotazo

11Como naufraguitos en mitad de la voraz y cansina galerna económica (y política) nadan otras noticias no menos importantes o trascendentes. Por ejemplo la que pasó desapercibida hace unos días referida a las obras de desdoblamiento de la carretera M-501 (obras que defendió ardorosamente Cospedal cuando tuvo responsabilidades públicas en Madrid), obras que ejecuta (prefecto el verbo) el gobierno de Esperanza Aguirre.

No se olvida de ninguna manera la obcecación con esas obras por más que fueran tan conscientes como todos (pero inconscientes como pocos) del destrozo natural que suponían. Por las obras en sí, pura devastación medioambiental, y por las consecuencias que acarrearían en un paraje del que se dirá que una vez fue paraje natural y que lo convirtieron en paraje automovilístico-urbanístico. Argumentaron, sin importarles la sinrazón, que riocofio1convertían la carretera en autovía por razones de seguridad, ya que dos esplendorosos carriles por sentido que casi obligan al exceso de velocidad reducirían la alta siniestralidad de la carretera de siempre, encajada desde hace mucho y bien en el entorno natural y paisajístico. Negaron con total descaro informes técnicos que rebajaban la presunta alta siniestralidad, y se pasaron por el forro cuanta indicación objetiva de que había otros trazados con la misma o mayor falta de seguridad cuya reparación era tanto o más urgente sin que acarreara semejante destrozo medioambiental. Nada les importaba lo más mínimo, sólo lo suyo, y hasta amenazas fueron vertidas contra quienes alertaban de probables (y todo lo probable es sospechoso) intereses especulativos. Negocios y pelotazos, se dijo y denunció (pero ya no), que no se ceñían al territorio CAM sino que se extendían a la limítrofe provincia de Ávila donde se demostró que ya se habían pre-previsto lujosos y productivos emporios básicamente urbanísticos al calor del proyecto de autovía de los pantanos.

Bien. Pasó el tiempo, se quitó del escaparate el asunto mientras los interesados seguían maquinándolo entre bambalinas, y cuando ya casi ni se recordaba pues de pronto es resucitado en todo un esplendor mediante unas declaraciones con las que posiblemente sin quererlo se hace toda una demostración de honestidad, aunque sea sobrevenida, en tanto que confirman todas las sospechas:

“El consejero de Presidencia, Justicia e Interior ha asegurado que la intención del Ejecutivo de Esperanza Aguirre es acometer el desdoblamiento de la M-501 hasta la provincia de Ávila, y ha confiado en que ésta sea una de las grandes obras de la próxima legislatura. El Consejero ha explicado que el gobierno de la Comunidad “está convencido de la importancia de acabar el desdoblamiento de la M-501 hasta la provincia de Ávila, y por tanto seguirá adelante con los estudios, 2ya que se sabe que desde el punto de vista medioambiental ésta es una zona de una enorme riqueza”. “Hemos dado un paso importante desdoblando hasta Navas del Rey, pero sin duda el reto deber ser desdoblar hasta el límite con la provincia de Ávila pasando por el punto más delicado, que es la zona del Puerto de San Juan”. “Confiamos en que ésta sea una de las grandes obras de comunicación de carreteras que se acometa en la próxima legislatura, tal y como anunció la presidenta Esperanza Aguirre”.

Todo eso traducido se resume en pocas palabras, pocas pero requete claras: “M-501: le llevamos la autovía hasta la puerta de su pelotazo”.

A cuidarse!!!

 


Sep 3 2009

Rajoy miente

Y si no miente es que no se entera. O las dos cosas a la vez, ¡el acabose!

Fue ayer, o al menos ayer fue la última vez que le pillamos, cuando se puso flamenco-flamencón  (o flamenquito) diciendo con su tan peculiar énfasis nasal que desde el año 2004 nadie del PP ha sido condenado. Mentira y gorda, o estulticia mayúscula y por tanto preocupante e inhabilitadora: hoy la prensa le recuerda que han sido más de 40 los peperos condenados en los últimos cuatro años.

Si no lo sabía malo porque que no sepa (que es sinónimo de ser un ignorante) quien aspira a presidir un gobierno es aterrador. Y si sí lo sabía y mintió, escalofriante además de indecente e impresentable: cómo creerle cuando dice que bajará los impuestos, que no quiere el despido libre, que les persiguen y espian, y tantas y tantas y tantas “mentiras” más.

Menuda tropa, como él mismo diría, aunque eso sí, consecuentes sí que son porque inyectaron de mentiras el verano y en ello siguen con inusitado ahínco ignorando (de ignorancia-de ignorante) el viejo y muy certero refrán castellano: se pilla antes a un mentiroso que a un cojo. Que se lo pregunten si no a Camps y Cospedal a los que además empieza a notárseles cierta cojera.

Con su pan se lo coman, el personal entre tanto debe hacer (más que decir) lo que proclamaba una y otra vez el genial Juncal: “tomo nota”.

A cuidarse!!!!