Ago 25 2009

Reflexiones sobre la gripe… aahhh!!!

Mi abuelo era un castellano escéptico de pura cepa más listo que un lince y si viviera seguro que estaría pergeñando una teoría según la cual los responsables de la gripe A habrían sido los grandes laboratorios farmacéuticos porque qué mejor manera de sortear la crisis que inflarse a vender nuevas medicinas para una nueva enfermedad, nuevas medicinas que ellos inventarían para la enfermedad que ellos inventaron.

Fijo que hay más de uno que piensa como él y que encuentra razones para autoavalarse al rebufo de cada estornudo. Motivos desde luego no le faltarían porque claro, cómo es posible que habiendo listos (investigadores) capaces de ingeniar sofisticadísimos y criminales artilugios militares no los haya para cercar a esta pandemia. Resulta ciertamente inconcebible pero a mayores resulta insultante no ver a diario a decenas de miles de sesudos investigadores (listos listísimos) devanandose los sesos en la caza y captura de esta cosa que, eso sí, va a matarnos como a chinches.

Entretenidos en esas disquisiciones, uno asoma la cabeza a la puta realidad y lo que ve y escucha es para volver a esconderla: caos, desconcierto, desinformación… , todito el caldo de cultivo de la alarma social. Vamos, para cortarse las venas porque lo de dejárselas largas lo mismo es factor de riesgo. Uno ve y escucha cosas como que no hay que besarse ni darse la mano según puede leerse ni más ni menos que en la fachada del colegio de médicos, pero justo al momento escucha y re-escucha que no pasa nada aunque por si acaso mejor será lavarse mucho las manos; nada dicen de lavarse los morros. Luego está lo de las vacunas y el despropósito que han montado a su alrededor respecto a si sirven o no, a si hay suficientes o no, a si se venden libremente en las farmacias o cómo…: otro rosario de contradicciones que lo que sin duda provocan es una enorme tranquilidad. Igual igualito que esos alegres mensajes que vienen repitiéndose desde el comienzo del verano, o antes, sobre la de miles y miles de personas que morirán/moriremos: qué gran tranquilidad, qué sosiego, qué animos. Porque claro, si lo sumas todo (y más que no ha quedado consignado) el resultado es brutal: no beses, no des la mano, besa y da la mano con cuidado;  hay vacunas pero no suficientes y ya veremos si están en las farmacias a gusto del consumidor o previo entrada con consumición; los grupos de riesgo son concretos y ahí lease niños, mayores, embarazadas, gordos…, …o sea, todos…; y de remate, que no cunda el pánico porque total van/vamos a morir varios miles con lo que ya se sabe, ante todo mucha calma.

Espeluznante y desolador panorama al que como no podía ser menos se ha lanzado en plancha carroñeril El Nano y sus Mariachis que empiezan a meter el dedo animando no al sosiego sino al desconcierto total aplicando una vez su gran máxima del a río revuelto… Lo extraño es que no hayan dicho ya que la culpa de esta gripe y sus consecuencias la tiene el gobierno… aunque, ojo-atención,  me soplan que les queda un cuarto de hora para hacerlo.

Lamentable e indecente, también incomprensible e intolerable. Casi casi lo mismito que lo de “investigolandia” donde proliferan listos capaces de inventar mortíferas armas inteligentes de masiva destrucción y que sin embargo no puedan (o quieran) meter mano con toda su sapiencia que se supone es muchísima a esta pandemia sobre la que nos piden calma porque total va a matar a varios millones de personas de nada. ¿Parados a lo mejor que muriéndose contribuirán a suturar el cornalón económico mundial? Mi abuelo también le estaría dando vueltas a eso aunque tendría que hacerlo rápido porque era mayor y un poco gordo con lo que formaría parte de un grupo de riesgo, aunque si fuera menos mayor y menos que un poco gordo también lo estaría.

A cuidarse!!!