Tanto por comentar. Tanto que callar. (…y una noticia “conspirativa”…)

Tanto que callar. Por respeto, por lealtad, porque no parezca que se practica la venganza. Por honestidad. Por aplicarse, aunque sea a ratos, aquella gloriosa frase de Corleone: “nunca digas en voz alta lo que estás pensando cuando estés con desconocidos”. Mucho que callar aunque cueste y duela; mucho que callar pero siempre teniendo clarísimo dónde están los límites de la paciencia.

Y tanto por comentar…: demasiado, excesivo, inabarcable. Desde lo de Benidorm y el transfuguismo, a lo de Obama y la sanidad; desde el fariseismo y la hipocresía por lo de la prostitución, al neofascismo contra Garzón. Mucho y tan importante como enjundioso; tanto que harían falta folios y folios y folios y folios y folios y …

Va a ser que no. No se soltará desde aquí hoy una chapa mayúscula aunque lo mismo sí una chapa por entregas en próximos días. Veremos.

Y mientras lo decido, sí tengo un par de apuntes además de una recomendación de las de obligado cumplimiento.

-apunte 1: nos suben los impuestos. Dicho en dialecto western, “se buscan 15.000 millones”. “¿Ande andarán?”… Pues los rastreadores no se han complicado la vida y han acordado sacarlos (a base de impuestos indirectos) de los bolsillos de todos con independencia de que sea el bolsillo de un parado o el de un banquero. Es lo mismo, el caso es pillar como sea aún a costa de cometer nuevamente la injusticia que supone pagar a escote y no de acuerdo a lo que se tiene. Se buscan por tanto 15.000 millones y los poco avezados rastreadores no tienen el valor de ir a buscarlos a donde deberían: en el fondo de reptiles (por usar el tópico) de las SICAV donde como aquí ya recuadramos se agazapan casi 30.000 millones que si no hago mal las cuentas es el doble de lo que se busca.

-apunte 2: ojo que esto es importante. Va de la campaña de acoso del PP y “sus” medios por lo del puño en alto de los dirigentes del PSOE tras la fiesta de la minería astur-leonesa en Rodiezmo el pasado domingo día 6. El lunes 7 fue cuando estalló la polémica que terminó de reventar el martes 8 y lo que Charolito ha sabido es que no parece que fuera algo improvisado sino al revés: planificado al detalle. El porqué a la sospecha lo encontró Charolito el día anterior a Rodiezmo, el sábado 5, cuando de buenas a primeras varios periodistas que acudían a cubrir el acto se interesaron vivamente por si Zapatero levantaba o no el puño al compás de la Internacional. Sucede que los que preguntaron ya habían estado en otros “rodiezmos” con lo que sabían (o deberían saber) la respuesta y por eso a Charolito le llamó la atención ese interés previo. No le dio más importancia en ese momento pero se acordó de ello (¡y vaya cómo!) cuando se montó la polémica sabiamente utilizada por el PP para, seguramente, enfriar la espectativa ante la comparecencia del Presidente del Gobierno en el Congreso en la que ellos, los populares, saldrían -a priori- trasquilados. Consiguieron su objetivo en tanto que lunes y martes casi que sólo se habló de puños en alto al compás de la Internacional, lo que lleva a concluir que el asunto tiene toda la pinta de haber sido diseñado con premeditación. ¿Quién lo azuzó? ¿quién lo diseñó? A esas preguntas Charolito no responde aunque intuya las contestaciones; Charolito se queda en el porqué el día antes de Rodiezmo ya había interés periodístico en lo que luego se hizo polémica. Charolito, desde su desconfianza, tiene claro que la noticia se preparó antes de que sucediese y a Charolito le preocupan esos “contubernios” que apestan a pasado alcanforoso.

-por último (¡¡¡por fin lo últitmo!!!)…: la recomendación de obligado cumplimiento. Un fabuloso artículo publicado hoy en el diario El País por Antonio Gutierrez-Rubí titulado “los errores de información del Gobierno”. Interesante sin duda, aquí está el enlace: 

elpais.com/articulo/opinion/errores/informacion/Gobierno/

elpepuopi/2009091elpepiopi_4/Tes

 

Que aproveche. Y a cuidarse!!!


One Response to “Tanto por comentar. Tanto que callar. (…y una noticia “conspirativa”…)”

Leave a Reply