Rajoy miente

Y si no miente es que no se entera. O las dos cosas a la vez, ¡el acabose!

Fue ayer, o al menos ayer fue la última vez que le pillamos, cuando se puso flamenco-flamencón  (o flamenquito) diciendo con su tan peculiar énfasis nasal que desde el año 2004 nadie del PP ha sido condenado. Mentira y gorda, o estulticia mayúscula y por tanto preocupante e inhabilitadora: hoy la prensa le recuerda que han sido más de 40 los peperos condenados en los últimos cuatro años.

Si no lo sabía malo porque que no sepa (que es sinónimo de ser un ignorante) quien aspira a presidir un gobierno es aterrador. Y si sí lo sabía y mintió, escalofriante además de indecente e impresentable: cómo creerle cuando dice que bajará los impuestos, que no quiere el despido libre, que les persiguen y espian, y tantas y tantas y tantas “mentiras” más.

Menuda tropa, como él mismo diría, aunque eso sí, consecuentes sí que son porque inyectaron de mentiras el verano y en ello siguen con inusitado ahínco ignorando (de ignorancia-de ignorante) el viejo y muy certero refrán castellano: se pilla antes a un mentiroso que a un cojo. Que se lo pregunten si no a Camps y Cospedal a los que además empieza a notárseles cierta cojera.

Con su pan se lo coman, el personal entre tanto debe hacer (más que decir) lo que proclamaba una y otra vez el genial Juncal: “tomo nota”.

A cuidarse!!!!


Leave a Reply